Sin categoría

No sólo eres responsable de lo que haces, también de lo que no haces, de lo que no defiendes y de lo que callas.
#SoyCiudadanoResponsable #FrasesCC#ConstruyendoCiudadanía

Este sábado también presentamos la Aplicación para Celulares Android, “Reporte Ciudadano” .
La cual permite realizar Denuncias y Reclamos al instante, de todas las irregularidades y problemas que encuentres en tu ciudad: veredas rotas, autos mal estacionados, cortes de luz, etc.
Con la app de Reporte Ciudadano las denuncias se publican al instante en nuestro sitio web de construyendociudadania.com, en twitter @OGovGlobal y Telegram.
¡Seamos vectores de conciencia ciudadana!
Bajate el Modelo de Prueba en: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.construyendociudadania.reporteciudadano

app

13015125_1053610424686918_7590440253187652485_n

13006530_1053610214686939_3739370246092553085_n

13051763_1578669552462585_4010529606293774543_n

 

13043723_1050404005007560_3003037753440562796_n

 

13000247_1050403941674233_1381430134830350343_n

 

13006504_1050403735007587_4592175059391990796_n

13015630_1049799411734686_7943268823215400066_n

12991068_1049799065068054_5942160791838615839_n

 

12986932_1049798295068131_160989359748623252_n

IMG_3185

10846427_787590264622270_3713544040228748831_n

Unidad Educación para la Salud “Dr. René Favaloro”

La salud es el bienestar personal y social y no solo la ausencia de enfermedades. Tener salud es estar bien con uno mismo, con los demás y con el entorno. La educación para la salud busca promover la responsabilidad personal, incorporando conocimientos, actitudes y hábitos saludables y desarrollar la capacidad crítica para tomar las decisiones que faciliten el cuidado de la propia salud y de los demás.

La finalidad de educación para la salud, a través de los recursos educativos disponibles, es acercar aspectos de la vida cotidiana a la comunidad y plantear una reflexión y maduración que les permita tomar las decisiones más adecuadas relacionadas con su salud (alimentación, sociabilidad, sexualidad, consumos de tabaco, alcohol y otras drogas, actividad física, relaciones y emociones, autoestima, autocuidados), buscando fortalecer y promover las competencias básicas del ciudadano promoviendo su desarrollo personal y social en las dimensiones personal, relacional y ambiental.

La promoción de la salud es el proceso que permite a las personas incrementar el control sobre su salud para mejorarla. Abarca no solamente las acciones dirigidas directamente a aumentar las habilidades y capacidades de las personas, sino también las dirigidas a modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas que tienen impacto en los determinantes de salud. La existencia de un proceso de capacitación de personas y comunidades puede ser un signo para determinar si una intervención es de promoción de salud o no.

La educación para la salud comprende las oportunidades de aprendizaje creadas conscientemente destinadas a mejorar la alfabetización sanitaria que incluye la mejora del conocimiento de la población y el desarrollo de habilidades personales que conduzcan a la mejora de la salud. Es un proceso educativo que tiene como finalidad responsabilizar a los ciudadanos en la defensa de la salud propia y colectiva. Es un instrumento de la promoción de salud y por tanto una función importante de los profesionales sanitarios, sociales y de la educación.

De esta forma la educación para la salud es un instrumento para la adaptación social, la asistencia, la prevención y la promoción.

 

1452450_788665524514744_1321307740573587926_n

 

Se estima que más del 80% del personal de las organizaciones sociales está compuesto por voluntarios que, con su tiempo, conocimientos y compromiso sostienen el día a día y las acciones del tercer sector

Suben, bajan. Cargan, descargan. Suman, restan. Caminan, corren. Hablan, gritan. Madrugan, trasnochan. Hacen todo lo que sea necesario para que el engranaje social siga girando. Porque se saben parte del cambio, porque sueñan con paraísos de inclusión y justicia social, y porque creen que la mejor manera de marcar una diferencia es entregando su cuerpo, alma y mente a esa ONG de la cual tanto se sienten parte.

Así viven los dos de cada diez argentinos que según la encuesta de Voices! declararon ser voluntarios en el país en 2013. Es que no estamos hablando de una colaboración esporádica, sino de personas que dedican un promedio de 8 horas semanales a esta actividad que en muchos casos, consideran su actividad más importante.

Porque hoy en día, los voluntarios forman parte del día a día de las organizaciones sociales. Son abogados, contadores, responsables de prensa, encargados de la recaudación de fondos o integrantes del consejo de administración.

De hecho, según el Indice CIVICUS de la Sociedad Civil Argentina publicado en 2011, el 82% del personal de una organización social está compuesto por voluntarios y sólo el 18% es rentado. Este dato pone en evidencia la gran fuerza de recursos humanos puestos al servicio del bien común en nuestro país y una realidad que no se puede desconocer: las ONG no podrían respirar ni funcionar sin sus voluntarios. Porque si bien hay algunos que sólo participan de alguna movida social, existen muchos otros que se comprometen a largo plazo con la ONG y forman parte de su estructura cotidiana, asumiendo cargos y funciones, aportando desde sus conocimientos y experiencia profesional.

“La gran riqueza del voluntariado es haber sabido integrar su proyecto de vida personal con el proyecto de aportar a la construcción de una sociedad digna. Por eso siempre es reductivo calificar al trabajo voluntario como lo “gratis” en términos monetarios. La gratuidad que nace del amor es otra cosa: es donarse por lo que tiene valor pero no tiene precio. En el voluntariado lo fundamental es la relación, un bien escaso en las sociedades consumistas. La relación se basa en la solidaridad compartida que no es unidireccional porque todos somos carentes de algo – en el sentido también espiritual no sólo material- y todos podemos dar algo. Por supuesto que si alguien tiene hambre tengo que procurar el alimento, o el abrigo si tiene frío, pero el voluntario sabe la diferencia que existe cuando se hace por amor desinteresado, si está como base el amor y la justicia no se ofende ni se averguenza a quien recibe”, sostiene Cristina Calvo, investigadora de la UBA y voluntaria en Cáritas de América latina y en la Pastoral Social de Argentina.

Conscientes de la gratuidad y la imposibilidad de medir el impacto intangible del voluntariado pero con el objetivo de intentar poner en perspectiva el peso que tiene la actividad voluntaria y su inmenso aporte social, la consultora Voices! realizó – a pedido de Comunidad – la estimación monetaria de cuánto representaría su trabajo, si se les pagara un sueldo. Para 2014, esta cifra asciende a $42.723.211.182, lo que equivale a un quinto de la industria hotelera y restaurantes; al 90% de la facturación de Telecom y Telefónica juntas; al 7% del presupuesto nacional; a 3 veces el gasto en la Asignación Universal por hijo y al 90% del presupuesto nacional en educación, entre otras comparaciones.

* * *

 

Zapatillas, jean, remera blanca y sonrisa. Así viste Santiago Federico cuando pisa el Barrio Los Pinos de Escobar, en el que nunca pensó que iba a encontrar algo que muchos jamás encuentran: su vocación. Arquitecto de profesión, se acercó el año pasado a la ONG Techo con la esperanza de poder aportar sus conocimientos al área de desarrollo del hábitat en donde se buscan soluciones definitivas en temas como el mejoramiento de calles o la regulación nominal.

“Primero ingresé como asesor por temas de normativas en un barrio de La Matanza. Me interesaba mucho lo social y lo ambiental. Había impulsado un grupo de huertas urbanas pero no tenía mucho alcance. Hace 8 meses empecé acá en Escobar como coordinador del proyecto en el área de hábitat con una responsabilidad mucho mayor que es la de seguir con el proceso de la ordenación nominal y obtener el título de propiedad para los vecinos”, dice este joven de 31 años, sentando en una de las sillas del centro que Techo tiene en Los Pinos, mientras espera a que los vecinos vayan llegando para su reunión semanal.

Para tomar conciencia de la dimensión del voluntariado en Techo, vale resaltar que en 2013, 1.839 voluntarios participaron de equipos fijos (todos los fines de semana) en actividades en los barrios. Si se realiza una estimación económica de esta colaboración, da un total de $10.022.975. En cuanto a voluntarios que participaron esporádicamente (por ejemplo en la colecta o en construcciones solo algunos fines de semana), calculan un total de 22.639 voluntarios que representan $17.049.225.

“Sumando los dos grupos de voluntarios fijos y esporádicos, obtenemos un total de $27.432.200 durante el 2013. Para que te des una idea, nuestro presupuesto anual de 2014 es de $45.000.000, por lo que las cifras de voluntariado, demuestran su fuerte impacto. El voluntariado, es nuestro principal motor donante”, explica Gastón Fourcade, director de voluntariado de la entidad.

Una vez que Techo se acerca al barrio a través de la construcción de viviendas, deja funcionando mesas de trabajo en las que los vecinos van planteando y gestionando soluciones a los principales problemas de la comunidad.

En Los Pinos, un asentamiento de Escobar en el que viven 250 familias, las reuniones se realizan todos los sábados de 15 a 17. Además, en el centro de Techo, funciona un espacio de juegoteca, talleres de huerta y apoyo escolar.

“A las mesas de trabaja asisten 10 vecinos representativos pero para algunos temas generales vienen hasta 60. No siempre son las mismas familias las que participan. Estamos llevando adelante la primera experiencia gestionada de regulación nominal junto con el municipio”, explica Federico, quien encontró en su voluntariado la posibilidad de unir el mundo académico con lo social.

“Este es un voluntariado que me abrió las puertas y me llevó a una búsqueda. Este trabajo me terminó de definir a qué me quería dedicar. Poder estar en el campo directamente, interactuando con los vecinos, los académicos y los políticos me cambió la vida. Tuve la suerte de que se me abriera la posibilidad de tener una beca para la investigación a la vez que hacía un trabajo de campo en el barrio. Pero primero arranqué en el barrio y después con la investigación”, dice Federico, quien participa del Centro de Investigación de Hábitat y Municipios que desarrolla instrumentos de gestión para contextos vulnerables y está realizando un Posgrado en Gestión Ambiental Metropolitana en la FADU.

Docente, investigador, arquitecto, voluntario. Federico se siente un privilegiado por poder vivir de lo que le gusta y poner en práctica todas sus pasiones, pero también reconoce que muchas veces le cuesta articular todas sus actividades. “El voluntariado es un espacio difícil de sostener porque te consume mucho tiempo y te restringe tu posibilidad de trabajo. Y el problema es que de algo tiene que vivir la gente. Si no lo ves a largo plazo no lo podés sostener. Son procesos muy complejos, que involucran a muchos actores, y si no creés que vale la pena, es muy complicado”, agrega Federico, para quien los voluntarios pueden ser motor de cambio. “El voluntariado es un trabajo no remunerado pero del que te llevás otras cosas. La ventaja de tener profesionales voluntarios es que el motor deja de ser la buena voluntad y pasa a ser las ganas de aportar desde lo que saben. Además, lo bueno es que trabajás con gente que comparte tus mismos valores. Y como es muy difícil arrancar solo, enmarcarte en el trabajo de una ONG te ayuda a arrancar”.

Federico saluda a las personas que van llegando con cariño y se sientan en ronda en el centro de Techo – la típica casa de madera que construye la ONG – para discutir los temas del día. “Cualquier proceso que quieras que funcione tiene que tener una organización social muy fuerte. Para eso es necesario encontrar referentes barriales para poder empoderarlos. Este es un barrio que me sorprendió porque la mesa funciona sola, nosotros sólo moderamos. No detectamos problemas multiculturales y son muy solidarios entre ellos”, cuenta este profesional que siente que pudo generar un intercambio muy genuino con los vecinos en el que de ambos lados tuvieron que poner en práctica la paciencia para poder entenderse y generar así un fluído proceso de aprendizaje.

“Me encanta conocer gente que vive en realidades completamente diferentes con las que uno encuentra puntos de conexión que tienen que ver con la condición humana, y considerás que se va generando una amistad. Uno recibe un agradecimiento permanente por parte de los vecinos que muchas veces no sabe cómo devolver. El voluntario no simplemente da sino que también recibe mucho”, acota este optimista para quien las realidades se pueden modificar y encuentra en su trabajo social la manera de incidir.

A futuro, no puede pensar su desarrollo laboral ni académico si este no va de la mano de su voluntariado. Por lo que se ve en esta actividad durante toda la vida. “Mi deseo es el día de mañana poder estar sentado a la mesa en la cual se toman las decisiones sobre estas realidades habitacionales. Por eso mi compromiso es capacitarme todo lo posible para el día de mañana aportar para poder gestionar de una manera diferente”, resume.

* * *

Angeles nocturnos. Así llama Daniela García a las personas de la calle que se va cruzando por las noches de la ciudad de Buenos Aires. Se llaman por el nombre, se saludan, se abrazan, charlan sobre sus problemas, mientras ella – junto a otros voluntarios de la Fundación SI – les acercan una sopa caliente o un mate cocido, con algo para comer.

“La fundación lo que propone es establecer un vínculo con la gente y ver qué necesitan. A nosotros ya nos conocen y nos están esperando. La principal necesidad que tienen es el tiempo de la gente que quiera escuchar. El objetivo no es sólo llevar donaciones sino profundizar más en la problemática que tienen”, dice García, que con tan solo 24 años, ya es referente de las Recorridas Nocturnas de Retiro, una de las 27 zonas en las que voluntarios salen a caminar las calles, los 365 días del año, para ponerse al servicio de las personas en situación de calle.

Ella es una de los 2.000 voluntarios que la Fundación tiene a lo largo y ancho del país, que en 2013 se involucraron en tareas tan diversas como el Programa de Inclusión social para niños y adolescentes SI Pueden, el Banco de Instrumentos, las Residencias Universitarias y las Recorridas Nocturnas. “En Fundación Si todos somos voluntarios. Sin ellos, la fundación no existiría. Sus ideas, su energía y sus inquietudes son las que han ido dando forma a los programas. En lo personal me genera admiración ver el esfuerzo y el amor que cada uno de los voluntarios ponen en la fundación. Me asombra y emociona ver cómo hemos logrado llevar adelante proyectos a largo plazo y con un abordaje profundo e integral gracias a un equipo conformado íntegramente por voluntarios. No hay como la pasión de los voluntarios a la hora de trabajar. Son la gran riqueza de SI”, explica con alegría Manuel Lozano, fundador de la entidad.

Arrastrando carritos de supermercados repletos de sopas, saquitos de mate cocido, termos de agua caliente, yogures y galletitas, García – junto a otros dos voluntarios – llegan a la puerta de la estación de Retiro de trenes para empezar su recorrido.

Allí los espera, con una gran sonrisa, un joven de unos treinta años.

-“Hola Dani”, la saluda con un beso y abrazo.

-“¿Cómo estás?¿Cómo pasaste el finde?”, le devuelve ella con cariño a la vez que lo invita – como un disco que se repite pero sin rayarse – a la sede que la fundación tiene en la calle Carranza, en Palermo, para que puedan ayudarlo a conseguir un trabajo.

El sigue prometiendo que algún día va a ir.

-“La dirección ya la tenés. Está en vos”, remata Daniela, mientras otros voluntarios le preparan una sopa y le acercan unas galletitas.

“Siempre quise hacer una actividad solidaria y me llamaba la atención qué historia había detrás de las personas que vivían en situación de calle. Escuché del trabajo de la Fundación SI en la radio y hace un año y 8 meses que arranqué. Hay historias tan diversas que te das cuenta de que le puede pasar a cualquiera. Algunos nacieron en la calle y otros fueron tomando malas decisiones”, explica esta joven que también torció su destino después de su experiencia solidaria.

Recibida de diseño de indumentaria, sintió que necesitaba unir su pasión por la ropa con sus ganas de ayudar, y hace 8 meses empezó a trabajar en Cosiendo Redes, un programa que se desarrolla en el seno de la Fundación Paz por la No Violencia Familiar que tiene como misión contribuir a la inserción social de las personas más vulnerables capacitándolos en oficios vinculados a la industria textil.

“Tuve que encontrar la fusión entre lo laboral y lo social. Estoy contenta. Me atravieso toda la ciudad para llegar a Barracas en dónde tiene su sede la fundación asi que me tiene que encantar. Tardo como una hora y media en llegar”, dice García con una sonrisa pícara, mientras se va acercando en el recorrido a la estación de ómnibus de Retiro.

En su camino se cruza con María, una señora mayor salteña de pelo blanco y descalza, que duerme sentada, mientras su gata Michi la escolta en una caja de cartón. O con un matrimonio que cuida coches en Puerto Madero, con una mujer con 4 hijos chiquitos que ve por primera vez. Con cada uno de ellos, se toma el tiempo para saludarlos, mirarlos a los ojos, escuchar sus problemas y orientarlos. Las comida, es sólo una excusa .

“Me acuerdo de la primera persona que me crucé en la calle. Se llamaba Claudia, me contó de su vida y yo me sentí cómoda de entrada. Me sorprendí con la cantidad de historias que escuché. A partir de las recorridas empecé a mirar las cosas con otros ojos. Empezás a comprender que son personas que se sienten marginales, a aprender que en la vida cotidiana uno suele no mirar. Y ellos valoran ser escuchados, el tiempo”, dice esta referente, cuyo rol es recopilar la información que los voluntarios recogen todos los días de las personas de la calle, identificar sus necesidades y coordinar la ayuda necesaria con otras áreas de la fundación como salud, inclusión laboral, veterinaria, inclusión escolar, adicciones, documentación.

“Hay que calmar la ansiedad porque a veces uno viene con mucha expectativa y son procesos largos y complejos. Hay gente que tiene voluntad de salir y otra que no. No queremos invadir mucho. Cuando la gente está durmiendo, no los molestamos. Hay personas a las que venimos simplemente a acompañar porque no podemos hacer mucho más”, dice esta joven que dedica alrededor de 10 horas semanales a un voluntariado que siente parte fundamental de su vida. “Además de las recorridas, vamos a Carranza a hacer cosas de la Fundación. El grupo de voluntarios es buenísimo y nos terminamos haciendo amigos. Es muy lindo compartir con gente que tiene las mismas inquietudes que uno”, agrega.

Siempre positiva, paciente y con tono amable, García les repite las cosas todas las veces que sea necesarias y les escribe la dirección de la fundación en un papel. “Esto es como sembrar una semillita que va a florecer en el futuro. Si uno tiene un sueño y lucha por él, puede que se haga realidad. Estas personas necesitan un motor para salir adelante y quizás nosotros podemos ayudar a impulsarlos. Somos una sociedad y tenemos que entre todos hacer lo mejor para que todos estemos bien. Todo lo que uno da vuelve transformado de otra manera. El amor y el tiempo que uno da vuelve. Y también es mágico el abrirse a la posibilidad de conocer otras historias para poder aprender uno mismo”, explica esta voluntaria que cree que cada persona tiene que encontrar su lugar para ayudar. Ella, por su parte, ya encontró el suyo en Fundación SI y siente que nunca se va a ir. Quizás, lo que le gustaría a futuro, es ayudar desde su profesión, haciendo algún taller de confección de indumentaria para la gente de la calle. Proyecto 2015.

“Desde que empecé a venir a las recorridas me marcó un camino, me cambió. Terminé trabajando en una fundación y me abrió muchísimas puertas. Me empecé a preguntar muchas cosas sobre mi vida y a medida que las iba respondiendo iba encontrando mi camino”, concluye García, mientras desanda las calles con los carritos vacíos. Son cerca de las 23, hace frío, la estación de Retiro quedó atrás y ella vuelve a su casa con la esperanza intacta.

* * *

Romina Sarmiento se acercó a la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA) cuando tenía 22 años. Después, con el tiempo, encontró que la entidad era el lugar perfecto para canalizar su fuerte vocación social, que absorbió en su casa.

“Yo pude acceder a una educación, tengo trabajo, una familia, un plato de comida todos los días. Y desde ese lugar de privilegio siempre quise colaborar a mejorar la vida de las personas desde otro lugar. La YMCA me abrió la puertas para poder involucrarme no solo con la realidad argentina sino a nivel internacional”, dice Sarmiento, quien además de su gran compromiso voluntario, también realiza deportes en esta institución, que tiene 112 años de vida y actualmente cuenta con 1000 personas de todas las edades que se desempeñan como voluntarios en sus programas.

“A medida que pasó el tiempo mi relación y por ende mis motivos para pertenecer a la YMCA cambiaron: al principio lo hice porque estaba encantada con la mística de los campamentos, con los líderes como “rol models” y la inmensidad de cosas que disfruté durante mi niñez. Luego, vi que sus actividades eran mucho más amplias, que tenía posibilidades de participar de programas de formación con temas que me interesaban y despertaban curiosidad y encontré un lugar que me acompañó en las diferentes etapas de mi vida y que sigue sorprendiéndome y atrayendo. Luego por supuesto que el amor al deporte terminó de complementar mi compromiso, aun hoy sigo yendo a hacer actividad física con las mismas ganas de los 20″, dice Sarmiento.

Gracias al gran abanico de posibilidad que le ofreció la YMCA, esta joven tuvo la posibilidad de incursionar en diferentes ámbitos y programas: participó del curso de Formación en Desarrollo Humano Sustentable (Dehus), se convirtió en líder voluntaria, colaboró con el modelo de Naciones Unidas que todos los años organiza la YMCA, compartió campamentos, cursó el programas de “Vitaminas para las Organizaciones de la Sociedad Civil” y asistió a encuentros de intercambio con voluntarios de otras YMCAS en Canadá, Palestina y Brasil.

“En lo personal hay muchos focos en los que uno puede aportar y aprender. El voluntariado es un espacio de formación permanente. Es una experiencia personal. Uno puede brindar su ayuda desde una perspectiva de solidaridad pero implica una responsabilidad de formación permanente”, dice Sarmiento.

Actualmente está a cargo de los Módulos de Derechos Humanos para los programa de formación de Juvenlíderes (15 a 18 años) y Dehus a partir de 19 años. Además, integra el comité que organiza la Misión a Salta, un encuentro en el que aprenden año a año durante su estadía con la comunidad Wichi. También representa a la YMCA en diferentes espacios institucionales, mesas de debate, partidos políticos.

“Ser voluntario no significa trabajar gratis para una institución. Es crear lazos de solidaridad con la comunidad y con las personas que más lo necesitan, encontrar un espacio de muchos desafíos pero muchas satisfacciones, implica la posibilidad de fortalecer la democracia y la ciudadanía desde una participación concreta, que muchas veces es lo que falta en sociedades en crecimiento”, dice esta licenciada en Ciencias Políticas de la UBA, que actualmente está cursando una maestría en Derecho Internacional de los Derechos Humanos en la misma universidad.

Sarmiento siente una profunda identificación con la YMCA, de la cual elogia la capacidad de tener espacios de participación que acompañan a la persona durante todas las etapas de la vida. “Espero poder ser viejita y seguir participando de las reuniones. Los adultos mayores de 80 se siguen juntando y yendo de campamento”, agrega esta joven que trabaja como asesora en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y en el Instituto Moisés Lebenson.

“Gracias a la YMCA aprendí que todo proceso es de ida y vuelta, de aprendizaje, y creo que el voluntariado es un proceso que activa al ciudadano animándolo a participar de los hechos que lo afectan. Alimenta nuestras convicciones personales y facilita el desarrollo de nuestras capacidades. Nos alienta a un estilo de vida que no hace énfasis en el problema sino en la búsqueda de la solución”, reflexiona Sarmiento mientras también invita a la acción y al compromiso ciudadano.

FESTEJO DEL DÍA DEL VOLUNTARIO

Hoy en Parque Centenario

En el marco del Día Internacional del Voluntario, más de 20 organizaciones de la sociedad civil se unen para llevar a cabo la primera edición de “Movida Voluntaria”, una iniciativa que buscapromover la participación y el compromiso de muchos más voluntarios en todo el país. ?El evento se realizará hoy de 16:30 hasta las 19:30 en el anfiteatro “Eva Perón” del Parque Centenario, calle Leopoldo Marechal y Lillio. Es abierto al público general, con entrada libre y gratuita y se suspende por lluvia.?Los interesados en participar pueden escribir a:? vronco@bancodealimentos.org.ar.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1749998-los-voluntarios-que-dan-vida-a-las-ong

10271582_518280111615735_1983017769103755543_n

 

Misión

Trabajar contra las irregularidades electorales difundiendo sus metodologías.
Motivar la participación ciudadana en el proceso electoral.
Orientar e informar al votante sobre sus derechos electorales.
Instruir a fiscales de mesa, fiscales generales y autoridades de mesa.
Informar a la ciudadanía sobre los procesos electorales vigentes.

Descripción
-Centro de Asuntos Electorales-Información y Orientación al Votante
Control Afiliaciones Partidarias
Preparación de Contenidos de Instrucción e Instructores
Instrucción: Fiscales Mesa, Fiscales Generales y Autoridades de Mesa

Contacto:
centroelectoral@construyendociudadania.com

 

 

 

12778841_1706042836310369_4646627831667893495_o[1]

 

“Soy Ciudadano Responsable” es una Campaña destinada a concientizar sobre la importancia de la convivencia social actual de Argentina, buscando promover la implementación de buenas prácticas que propicien el fortalecimiento de las relaciones de respeto, solidaridad y cooperación.
Partiendo de la premisa, que si como sociedad no fortalecemos el entramado social desde las bases de la solidaridad, la fraternidad, el respeto, la empatía, la cooperación y el sentido de pertenencia comunitaria, no podremos contar con los futuros ciudadanos activos y participativos que se necesitan para forjar las instituciones que deben velar por el progreso social y colectivo de la República.
Esta campaña a su vez, invita a la reflexión, al análisis y a la búsqueda o refuerzo de valores y pautas de socialización que nuestra sociedad demanda.

Fundamentos de la Campaña:

Convivencia es la acción de convivir, vivir en compañía de otro u otros. Se trata de un concepto vinculado a la coexistencia pacífica y armoniosa de grupos humanos en un mismo espacio
Por lo tanto, para generar un ambiente que propicie una buenas relaciones interpersonales en una comunidad, quienes la conforman deben tener muy claro, que tanto el Respeto como la Solidaridad son dos valores imprescindibles para que la convivencia armónica sea posible.
Sin embargo, la convivencia no siempre resulta fácil, dado que pueden interferir negativamente ciertas diferencias sociales, culturales o económicas, entre otras muchas posibilidades. La convivencia social es una necesidad humana, porque el ser humano es un ser bio-psico-social, que nace tan desvalido, que su supervivencia es casi imposible sin el apoyo y la protección de otros individuos.

Todas las necesidades humanas son posibles de satisfacer mediante la convivencia social. Pero satisfacer las necesidades requiere el aprendizaje de ciertas pautas de comportamiento y de adaptación. ¿Cómo las aprendemos? Mediante la interiorización de la cultura. La cultura es toda creación del hombre, resultado de la invención social, trasmitida y conservada a través de la comunicación y el lenguaje. Es todo aquello que ha sido aprendido o producido a partir de las relaciones sociales, es decir, son las cosas materiales, ideas, los valores y las creencias de una sociedad, que se heredan y también se transforman y se reconstruyen a través de diferentes generaciones. Los hombres existen colectivamente, viven en pueblos y ciudades en donde habitan otros muchos hombres; forman familias; tiene amigos, vecinos; se relacionan unos con otros dentro de grupos culturales, religiosos, políticos, educativos y comparten creencias, hábitos y costumbres.

La convivencia en grupos nos favorece porque nos permite satisfacer las necesidades materiales, pero también nos ofrece educación, moldea nuestros hábitos y guía nuestros proyectos personales, nos permite darles durabilidad o permanencia a esos proyectos; porque la sociedad humana no empieza con nosotros ni se termina con nuestra vida. El ser humano no solo pertenece sino que participa en los grupos de los que forma parte, creando vínculos de respeto, mostrando interés por los demás, cooperando con ellos. La influencia de algunas personas en el comportamiento de otras, se denomina interacción social. Esta influencia es recíproca y es producto de un largo proceso de aprendizaje social, en el que interiorizamos conductas aceptadas y esperadas socialmente. Así se generan pautas que nos permiten prever las conductas de otros y a considerarlas para poder actuar, surgen así las pautas sociales y éstas son compartidas por muchas personas. La interiorización de conductas aceptadas y esperadas socialmente se da durante toda la vida mediante el proceso de socialización.

Ejes de la Campaña:

Transporte Público: “Cedo mi Asiento” / Acoso en el transporte / “Yo te Banco” (Respeto a los conductores)

Espacio Público: Discapacidad / Acoso Callejero / Peatones / App Reporte Ciudadano

Familia: Violencia Intrafamiliar / Diversidad Familiar / Respeto a los Animales

Escuela: Bullying / “El maestro te enseña, la familia te educa” / Respeto al Maestro

Política: “No soy ñoqui” / “La política no es Futbol” / “Soy Militante”

 

Twitter: @soyciudadanocc

Facebook: www.facebook.com/ciudadanoresponsableargentina

Mail: soyciudadanoresponsable@construyendociudadania.com

Web: www.soyciudadanoresponsable.org

 

10686601_863843480293373_9162036292439401034_n

Alimentando sueños es la unidad de Asistencia Alimentaria de Construyendo Ciudadanía, cuyo objetivo fundamental es brindar apoyo a comedores, merenderos, instituciones y personas en situación de vulnerabilidad alimentaria, a través de la recolección mensual de alimentos no perecederos, complementado con el fomento y promoción de una alimentación sustentable.

La alimentación resulta fundamental como factor influyente en el desarrollo humano. La desnutrición, especialmente en los primeros años de vida, es un obstáculo que impide que los individuos y, por carácter transitivo, las sociedades, desarrollen todo su potencial. La carencia de micronutrientes puede causar retrasos en el crecimiento durante la infancia y la adolescencia, y provocar que los individuos sean menos productivos cuando llegan a la edad adulta. El cumplimiento de objetivos relativos a la salud y a la educación depende en gran medida de los progresos que se logren en la esfera de la nutrición.

La ecuación se presenta sencilla:
Para lograr ciudadanos que puedan desarrollarse y pensar libremente, necesitan de una buena educación. Es para ello, la alimentación, un factor desequilibrante.

*¿Cuándo empezamos?
El momento es Hoy.

*¿Quiénes podemos colaborar?
Absolutamente Todos.

“Lo importante es la acción, no el resultado de la acción. Debes hacer lo correcto. Tal vez no esté dentro de tu capacidad, tal vez no esté dentro de tu tiempo que haya algún resultado. Pero eso no significa que debas dejar de hacer lo correcto. Tal vez nunca sepas cuál es el resultado de tu acción. Mas si no haces nada, no habrá ningún resultado.” Mahatma Ghandi.-

*Me encantaría, pero en este momento no puedo colaborar.
Claro que si. Para colaborar no es imprescindible que traigas un alimento. Compartí nuestro trabajo con amigos, colegas, compañeros de trabajo. Todos los eslabones de la sociedad, son pilares fundamentales para llevar a cabo esta labor. La unión hace la fuerza.
También podes venir a darnos una mano; entre todos podemos ayudar a los que más nos necesitan.

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad” – Albert Einstein.

*¿Y como sé cual es el destino de los alimentos?
De la manera más sencilla. El día del evento, informaremos a todos los que se acerquen, cual será el destino de lo recolectado. Al finalizar, publicaremos cantidades y distribución del total, en todos los medios digitales que utilizamos, con fotos y los datos comprobables de los beneficiarios.

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Vení, acercate, te estamos esperando.

cciudadanos_cfc_bandera

Visión y Misión:

El objetivo que perseguimos con el Centro de Formación Cívica es el de capacitar, instruir, educar y acompañar en el proceso de instrucción cívica a los ciudadanos del país para que puedan tener todas las herramientas suficientes a la hora de ejercer sus derechos y asumir las obligaciones que nos corresponden en el marco de nuestra República Argentina. Creemos firmemente que una República contiene todas las instituciones necesarias para transparentar la función pública y lograr que todos los objetivos propuestos democráticamente alcancen el mejor estándar de planificación, ejecución y control. Mediante la participación ciudadana activa y comprometida, el Sistema de Partidos Políticos puede verse favorecido renovando en calidad y cantidad, los responsables políticos encargados de llevar adelante los destinos de la Nación.

Mediante el desarrollo de contenidos con una orientación pedagógica específica para cada público al que debamos capacitar, Construyendo Ciudadanía ofrecerá desde charlas, seminarios, instrucciones y debates dentro de la temática cívica que estimule la participación ciudadana y la comprensión del sistema político dentro del cual transcurre la toma de decisión sobre cuestiones que nos atañen a todos.

1503273_613015512079747_474784557_n (1)

Somos una Organización Ciudadana no partidaria, que trabaja por la Construcción de Ciudadanía Plena, Activa y Comprometida con la Comunidad..

Nuestra Prioridad: Jóvenes, Adolescentes, y Adultos con Desesperanza Cívica Crónica.

Nuestro Objetivo: Ayudar a Formar  Ciudadanos

Sobre nuestra visión
La participación ciudadana es la herramienta más valiosa que tenemos para hacer que la política sea verdaderamente transformadora de la sociedad. Por ello, y para impulsar un ambiente genuino de debate democrático, es fundamental fortalecer la dinámica de los partidos políticos, sin necesidad de identificarnos con alguno de ellos en particular.
Somos un grupo de ciudadanos, independientes de todo partido u organización política.

Sobre nuestra misión
La forma que elegimos para llevar a cabo nuestro proyecto es creando conciencia ciudadana. Aportando desde nuestro lugar, al compromiso colectivo de “educar al soberano”.

Buscamos ser pedagógicos y sencillos a la hora de invitar a participar y a ejercer el rol como ciudadanos plenos, a todos aquellos compatriotas que consideran hoy a la política, como una mala palabra.
Queremos ayudar a erradicar la apatía política y a fomentar la participación ciudadana. Para ello, tenemos claro que debemos trabajar en la instrucción cívica como vehículo educativo capaz de vulnerar todas esas fronteras que alejan a las sociedades del entendimiento y la buena práctica política.

Buscamos entusiasmar a nuestros mayores para que nos ayuden a ser parte de esta gran cadena de vectores de conciencia ciudadana que pretendemos formar.
Buscamos también, atraer a los jóvenes que se suman al desafío cívico comprendiendo lo que significa tener derechos, pero también deberes, como ciudadanos.
Cuando la masa crítica de vectores sea suficiente como para cuestionar el actual paradigma del “no te metas”, estaremos seguros que, entre todos, podremos llevar adelante cambios profundos y positivos acerca de nuestra realidad política, en beneficio de nuestra sociedad.

Sobre nuestros inicios
Dimos nuestros primeros pasos en 2009, como un grupo de personas trabajando en el objetivo común de aportar transparencia electoral.
Formamos una primera organización no gubernamental dispuesta a llevar a cabo un plan de capacitación de fiscales electorales ofreciéndonos en Universidades y otros ámbitos.

Nuestra charla, consistente en tres bloques diferenciados, con la intención de convocar, no sólo a futuros fiscales, sino también a votantes, se dividía en: la participación ciudadana, fiscalización electoral e irregularidades electorales.
Nuestro esfuerzo también implicó el contacto con los representantes de cada partido para la fiscalización a nivel nacional, con el objeto de redireccionar nuestros postulantes a fiscales de mesa. Así también desarrollamos los contenidos online para aquellos que por cuestiones de tiempo o distancia no pudieran participar de alguna charla.
Fuimos sumando grupos de Facebook y blogs para la difusión de nuestra idea y promoción de las acciones tendientes a fortalecer la fiscalización electoral en todas las elecciones que tuvieron lugar desde entonces.

Con el correr de estos años, hemos podido consolidar las tareas divididas en diferentes áreas de acción con el objeto de avanzar en la mejora de los contenidos y la constante actualización de información que nuestra dinámica política nos demanda.

Hoy diversificamos nuestro alcance desde acciones cívicas de formación, capacitación de fiscales y autoridades de mesa, desarrollo de campañas solidarias y proyección de cortos, contenidos multimedia online, organización de cines debates y conferencias temáticas, y demás actividades culturales que satisfagan las más variadas iniciativas de los integrantes de nuestro grupo.